Llevar el coche a punto es fundamental durante todo el año, no solo desde el punto de vista de la seguridad, sino también para a cuidar tu bolsillo, ya que lograrás una mayor vida útil de tu vehículo. Pero si hay una estación del año que más nos obliga a prestar atención al estado del coche, es sin duda el invierno. Estos son los puntos clave a tener en cuenta para garantizar tu seguridad en la carretera.

La llegada del invierno significa hacer frente a temperaturas bajas, menos número de horas de luz y factores atmosféricos como la lluvia, el hielo o la niebla que ponen a prueba numerosos componentes del coche. ¡Es el momento perfecto de revisarlos y preparar tu coche para el frío!

Visibilidad

En esta estación hay menos horas de luz, lo que reduce nuestra visión en la conducción y hace imprescindible tener en perfecto estado algunos elementos de tu coche:

  • Bombillas: comprueba que no haya ninguna luz fundida en tu coche y sustituye las que sea necesario
  • Faros: verifica el reglaje de tus faros para garantizar una buena iluminación y evitar deslumbramientos
  • Escobillas: pueden tener la goma estropeada después del calor del verano, asegúrate de que no tienen filos desprendidos y barren bien y, de lo contrario, cámbialas. Recuerda que es mucho más caro rayar el parabrisas que cambiar las escobillas.
  • Líquido limpiaparabrisas y lavafaros: te ayudarán a mantener limpios y evitar la congelación del parabrisas y los faros LED o xenón.
preparar tu coche para el frío

Mecánica

Aunque en nuestra provincia las temperaturas invernales no son demasiado extremas, no conviene jugársela. Una sencilla revisión a tiempo sirve para preparar tu coche para el frío y puede evitarnos el disgusto de un problema mecánico grave, que pueda arruinar nuestro presupuesto.

  • Líquido refrigerante: revisa el punto de congelación del refrigerante para asegurarte que no ha perdido propiedades.
  • Nivel de aceite: revisa los niveles de aceite y no fuerces el coche hasta que hayan pasado unos minutos, ya que el frío hace que el aceite esté muy viscoso cuando encendemos el motor.
  • Batería: es un elemento crítico ante el frío. Revisa su nivel y, si notas que al coche le cuesta arrancar o que los limpiaparabrisas se mueven más despacio de lo normal, sustitúyela.
  • Neumáticos: son importantes todo el año, pero más aún cuando las condiciones de adherencia son menos favorables. Revisa la profundidad del dibujo, comprueba que la fecha de fabricación no haya superado los cinco años y verifica la presión para garantizar el mejor agarre.

Recuerda que en Futurcar con el mantenimiento básico de aceite y filtro, revisamos gratis los 20 puntos de seguridad de tu coche.