Los mitos del coche eléctrico disuaden a muchos compradores de adquirir uno, aún cuando en su caso, se trata de la mejor opción. Países como China o Noruega están apostando claramente por el coche eléctrico por lo que los tópicos van cayendo ante la eviddencia de que se trata  de una tecnología que no para de mejorar a pasos agigantados.

A continuación, vamos a desmontar algunos de esos mitos, y lo hacemos tomando como ejemplo el nuevo Opel Mokka-e. El SUV 100% eléctrico de Opel lo tiene todo para tumbar todos los tópicos.

“Los coches eléctricos no tienen suficiente autonomía”

Los más de 500 kilómetros de autonomía que pueden alcanzar algunas baterías eléctricas pueden parecer pocos frente a los 1.000 kilómetros de un vehículo de combustión sin repostar pero coches eléctricos como el nuevo Opel Mokka-e cuentan con una autonomía de 332 kilómetros (homologados en ciclo WLTP), que puede aumentarse si hacemos uso del modo de conducción Eco y de la frenada regenerativa. Esta distancia es más que suficiente para nuestro día a día teniendo en cuenta que los españoles hacemos una media de 50 kilómetros diarios.

“Se tarda mucho en recargar la batería de un coche eléctrico”

Ya existen modelos  que cargan al 80% en 30 minutos (en un punto de 100 kW) y las baterías no paran de mejorar sus prestaciones para que se puedan realizar recargas completas en el tiempo que tardamos en llenar un depósito de gasolina

“No hay puntos de recarga suficientes”

La red de puntos de recarga en España es inferior a la de los países de nuestro entorno, pero gracias a las nuevas normativas para flexibilizar su instalación se estima que se instalarán hasta 50.000 nuevos puntos en los próximos años, siendo ya obligatoria su instalación en garajes de viviendas de nueva construcción.

“Los coches eléctricos no tienen potencia”

Los coches eléctricos y de coumbistión están a la par en cuanto a potencia. El nuevo Mokka-e ofrece 136 CV de potencia, muy similar a la que ofrecen las antiguas versiones Mokka diesel y gasolina, con un par máximo de 260 Nm. Hoy en día podemos encontrar furgones eléctricosde transporte (como los nuevos Vivaro-e Zafira-e), y superdeportivos eléctricos con altas velocidades punta y aceleración.

“Los coches eléctricos son muy caros”

Debido a las economías de escala, los coches eléctricos son más caros porque se fabrican y venden menos unidades. Las ventas están creciendo a un ritmo constante gracias a  incentivos como el Plan MOVES II al que podemos acogernos al comprar un Mokka-e y beneficiarnos de hasta 5.500 euros de descuento además de  las ayudas de Opel.

mitos del coche eléctrico (2)

“Es muy raro conducir un coche eléctrico”

Los coches eléctricos son más fáciles y sencillos de conducir. El cambio automático hace que solo debemos preocuparnos de acelerar, frenar y girar el volante, y gracias al el par motor, la potencia es instantánea, con lo que cuentan con gran aceleración y potencia.

Además cuentan con múltiples sistemas de ayuda a la conducción como Control de Crucero Adaptativo, Freno de Emergencia Autónomo o Sistema de Aparcamiento Automático para hacernos el día a día más fácil

“El coche eléctrico no puede cubrir mis necesidades”

Opel es una marca que ha optado fuertemente por  la electrificación en los últimos tiempos, disponiendo de coches eléctricos como el  Mokka-e, ideal para uso familiar o comerciales como el Vivaro-e y Zafira-e, y el Corsa-e, la versión eléctrica del superventas de Opel ideal para la ciudad y con el mismo espacio interior y prestaciones que su versión térmica.

“Un coche eléctrico es un lujo muy caro de mantener”

Los coches eléctricos son más sofisticados, modernos y están llenos de tecnología. Pero eso no significa que sean caros de mantener. Los motores son más sencillos y por tanto más fiables. No tienen elementos como la caja de cambio o el embrague, que se acaban averiando con el uso y no necesitan aceite de motor o los filtros de aire.

Además, con el  servicio MyOpel podemos programar la carga del coche y aprovechar las tarifas valle más económicas de nuestra compañía eléctrica, con lo que ahorraremos a largo plazo.

“Los coches eléctricos no son seguros”

Uno de los mitos del coche eléctrico es el peligro que supone la batería. Baterías que comienzan a arder o peligros de electrocución entre otros. Los coches eléctricos, así como sus baterías son testados en rigurosas simulaciones de lluvia e inundaciones, asegurando la estanqueidad de las zonas eléctricas. También se hacen pruebas exhaustivas sobre la inflamabilidad de los componentes de la batería, incluso en casos extremos de sobrecarga. Y como muestra un ejemplo. En caso de inundación o de pasar por un lugar inundado un coche eléctrico seguiría funcionando, ya que no necesita aire ni expulsar humos para funcionar.